Home Sentido de persona y sentido de Revelación.
PDF Imprimir

4.- Sentido de persona y sentido de Revelación.

-No hay personalización si no hay sentido de la persona. Esto significa, por un lado, ser conscientes de que la persona está por encima de las necesidades y expectativas de otros (ya sea la familia, la parroquia, la escuela, el instituto religioso al que se pertenezca.) y por encima de la ideología (es más importante su crecimiento como persona que su adhesión a una ideología). Y, por otro lado, significa convertirse a la persona, lo cual quiere decir que uno de los signos de la autenticidad del proceso es que, conforme va dando pasos, uno nota que empieza a mirar a las personas de otro modo y a intuir que Dios es un Tú personal. Se produce un giro radical en la comprensión de la realidad que repercute en la comprensión de lo cristiano.

-Puesto que no hay personalización si no hay sentido de la persona, se asume y toma muy en serio el principio antropocéntrico de la modernidad. No obstante, ello no supone renunciar al principio tradicional teocéntrico. Ambos confluyen en la personalización donde, desde el antropocentrismo, contemplando al ser humano en su profundidad inobjetivable se comprende que el hombre es mucho más que el hombre mismo, criatura abierta a la trascendencia, hecha para Dios; y donde, desde el teocentrismo, contemplando a Jesús comprendemos la identidad de Dios, totalmente Otro, hecho máximamente Tú, que se nos da en su Hijo hecho hombre por nosotros.

Dicho de otro modo, el hombre se realiza en sí, no fuera de sí mismo, pero ese sí mismo no es finitud cerrada, libertad autoposesiva, sino criatura dada, amor agradecido. Y simultáneamente el hombre se realiza en Dios, nunca hubiéramos sospechado el horizonte abierto al hombre sin la humanidad de Dios realizada en Jesucristo. Hablar del hombre sin hablar de Dios, es hablar de él de forma parcial; hablar de Dios sin hablar de su revelación en la carne humana, es hablar de un objeto imaginario.